Chaqueta o chupa de cuero

Es un básico imprescindible en cualquier armario. Nosotros hacemos el trabajo sucio por ti y seleccionamos las mejores para que puedas comprarte una, según lo que te quieras gastar.

Chupa de cuero para hombres

Última actualización: 21 agosto, 2018 9:08 pm

Chaqueta de cuero para mujer

Última actualización: 21 agosto, 2018 9:08 pm

De donde viene llamar chupa a las chaquetas o cazadoras de cuero?

La gran mayoría de las personas asocian el término “chupa” a la forma de hablar o jerga que tienen los más jóvenes cuando estos quieren referirse a las cazadoras (chaqueta corta y ajustada a la cadera, confeccionada con un material resistente como el paño o cuero).

Pero, realmente esta muy lejos de ser una palabra moderna, y tenemos que viajar bastantes siglos hacia atrás para encontrar el origen del término y su relación con este tipo de chaquetas.

El origen etimológico del término “chupa” se puede encontrar en la castellanización y unión de dos palabras pertenecientes a lenguas y prendas diferentes. Por un tenemos “jupe” que viene del francés (que significa falda/faldón) y por el otro “aljuba” (una vestidura morisca usada también por los cristianos y que consistía en un cuerpo ceñido en la cintura, abotonado, con mangas y falda que solía llegar hasta las rodillas). La palabra aljuba venía del árabe hispánico “alǧúbba” y este a su vez del árabe clásico ‘ǧubbah’.

En origen, la chupa era una camisola sin mangas que cubría el tronco y que se usaba poniéndose debajo de la casaca. Una de sus características era el faldón y la obertura trasera que llevaba.

Con el paso del tiempo la chupa fue cogiendo un aspecto más parecido a un chaleco (tanto en la forma de confección como en la tela utilizada) pero con el faldón.

A pesar de ser un complemento para cualquier caballero para ser llevado por debajo de la casaca, con los años comenzó a utilizarse la chupa directamente encima de la camisa sin ser cubierta por la casaca, como si de la chaqueta se tratase. Con el paso de los años las modas fueron modificando la chupa, acortando cada vez más los faldones hasta quedar ajustada a la cadera e incorporándole las mangas.

Con el tiempo quedó la costumbre de llamar chupa a las chaquetas y su posterior evolución como cazadora.